El Lucentum regresa a la ACB a base de triples

RIVER ANDORRA 71 – LUCENTUM ALICANTE 95 (Estadística)



Scrhreiner, Green, Scrhreiner, Huertas, en 3 minutos 4 triples y tablas en este aspecto pero el Lucentum era el que se llevaba el triunfo momentáneo, 8-16 (minuto 5), en un inicio vibrante. Peñarroya pedía balones interiores para sus hombres en el tiempo muerto pero en esas entraba en pista Coppenrath. No fue un problema no asistir a sus pívots porque Blanch anotaba 7 puntos consecutivos para recortar al 15-16. El Lucentum no seleccionaba bien sus tiros y cuando lo hacia éstos no entraban. Andorra castigó la sequía alicantina pero no terminó de culminar la remontada y Coppenrath estableció un nuevo colchón para los suyos hasta el 15-21 con el que acabó el primer acto. 

En los dos primeros minutos del segundo acto el técnico de los alicantinos veía cómo se le complicaba la rotación interior ya que tanto Coppenrath como Rejón se colocaban con dos faltas. Esta situación preocupaba especialmente con los 6 puntos de Hampl. Sabat y Blanch entraron en un intercambio de triples que recordaba anteriores encuentros. La tensión aumentaba por momentos, Bas también mostraba su buena muñeca desde la larga distancia y subía el 29-36 al marcador. Los artilleros tenían perfectamente calibrado el punto de mira, Scrhreiner reaparecía y lo hacía de nuevo con un rendimiento excepcional, por eso el Lucentum seguía por delante en el marcador (38-43, min.18). Entre ambos conjuntos 13 triples en esta primera mitad. Las últimas bombas, las de Huertas y Bas situaban a Alicante por encima de la decena de puntos y precisamente con 42-53 se llegó al descanso.

A tener en cuenta que en 20 minutos el River llevaba 5/11 en triples y el Lucentum un increíble 8/13.

El River Andorra necesitaba hacer un buen comienzo de tercer cuarto para no verse en apuros pero el triple de Pedro Rivero no ayudaba (42-56) y tampoco Hampl sacó rendimiento a la antideportiva de Rejón. Otro triple de Rivero y la acción posterior de Rejón dejaba el billete para la ACB prácticamente en mano del Lucentum (42-61), pero quedaba mucho tiempo, tanto como 18 minutos. Sin embargo bastaron dos minutos más para que el partido se decidíera. Rejón primero y un triple de Huertas hacía que Alicante oliera a ACB a 16 minutos del final del quinto encuentro y es que el 42-66 era inapelable.

Los minutos siguientes se hicieron muy largos tanto para la fantástica afición que llenó el polideportivo andorrano como para el propio River que recibió demasiado castigo para la igualdad vivida en la serie.

La clave: El porcentaje de triples del Lucentum Alicante resultó incontestable y fue especialmente devastador en los 4 primeros minutos del tercer cuarto, cuando se rompió el choque

fuente FEB